Saltar al contenido

Playa de San Borondón en Canarias

Playa de San Borondón en Canarias

¿Te gustaría conocer una de las playas más bonitas y tranquilas de Gran Canaria? Entonces no te pierdas la playa San Borondón, situada en el municipio de Telde, al este de la isla. Esta playa de arena oscura y oleaje fuerte tiene una longitud de 225 metros y una anchura de 30 metros, y está protegida por un rompeolas que la hace más segura para el baño. Además, es una playa ideal para los amantes del surf, ya que cuenta con buenas olas y viento favorable.

La playa San Borondón debe su nombre a la leyenda de la isla fantasma del mismo nombre, que según algunos relatos aparecía y desaparecía en el horizonte del océano Atlántico. Algunos navegantes afirmaban haberla visto e incluso pisado, pero nunca se pudo confirmar su existencia ni su ubicación exacta. Se cree que podría tratarse de una ilusión óptica causada por la refracción de la luz o por la niebla.

Para llegar a la playa San Borondón, puedes hacerlo en coche por la carretera GC-10 o en autobús urbano por las líneas 1 y 2. No hay aparcamiento en la playa, así que tendrás que buscar un sitio donde dejar el coche cerca. Tampoco hay servicios como aseos, duchas o alquiler de sombrillas y hamacas, así que tendrás que llevar todo lo que necesites para pasar el día. Eso sí, podrás disfrutar de un entorno natural y tranquilo, lejos del bullicio de otras playas más turísticas.

Si quieres vivir una experiencia diferente y conocer una playa con historia y encanto, no dudes en visitar la playa San Borondón en Telde. Te sorprenderá su belleza y su ambiente relajado.

Te puede gustara:  Playa De Tasartico en Canarias

Consejos para explorar San Borondón

La playa de San Borondón es una de las playas más tranquilas y bonitas de la isla de Gran Canaria, en la provincia de Las Palmas. Está situada en el municipio de Telde, cerca del puerto deportivo de Taliarte. Algunas características de esta playa son:

  • Tiene una longitud de 225 metros y una anchura de 30 metros.
  • Su arena es oscura y su oleaje es fuerte y ventoso, lo que la hace ideal para practicar surf.
  • Es una playa semiurbana con un bajo nivel de ocupación, perfecta para relajarse y disfrutar del paisaje.
  • No cuenta con muchos servicios, solo con un acceso fácil a pie o en coche por la carretera GC-10.
  • No tiene paseo marítimo ni vegetación en los alrededores, lo que le da un aspecto natural y salvaje.