Saltar al contenido

Playa del Roque de las Bodegas en Canarias

Playa del Roque de las Bodegas en Canarias

Si buscas una playa diferente, alejada de las típicas zonas turísticas y con un encanto natural incomparable, te recomiendo que visites la playa del Roque de las Bodegas, en la isla de Tenerife. Esta playa se encuentra en el municipio de Taganana, al norte de la isla, y forma parte del Parque Rural de Anaga, una zona declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

La playa del Roque de las Bodegas debe su nombre a las antiguas bodegas que se construyeron junto al mar para almacenar el vino que se producía en la zona. Hoy en día, algunas de estas bodegas se han convertido en restaurantes donde se puede degustar la gastronomía local, especialmente el pescado fresco y las papas arrugadas con mojo.

La playa tiene una longitud de unos 350 metros y está formada por arena negra volcánica y piedras. El agua es cristalina y tiene un color azul intenso que contrasta con el verde de los acantilados que la rodean. El oleaje es fuerte y el viento suele soplar con fuerza, por lo que no es una playa apta para el baño, sino más bien para el surf o el bodyboard. Eso sí, hay que tener cuidado con las corrientes y las rocas.

Lo más característico de esta playa es el imponente roque que se alza frente a ella, un islote de unos 50 metros de altura que le da un aspecto salvaje y misterioso. El roque es el hábitat de numerosas aves marinas, como gaviotas, pardelas o cormoranes. También se pueden observar otros animales, como lagartos o cangrejos.

La playa del Roque de las Bodegas es un lugar ideal para desconectar del estrés y disfrutar de la naturaleza en estado puro. Además, se puede aprovechar para visitar otros lugares cercanos, como el caserío de Taganana, el mirador de Amogoje o la playa de Benijo. Sin duda, una experiencia única que no te puedes perder si viajas a Tenerife.

Te puede gustara:  Playa De Rojas en Canarias

La característica de la playa del Roque de las Bodegas

  • Es una de las playas más espectaculares y salvajes de la isla de Tenerife.
  • Se encuentra en el municipio de Anaga, al noreste de la isla, dentro del Parque Rural de Anaga.
  • Su nombre se debe a las antiguas bodegas que se construyeron junto al roque, un peñón que emerge del mar y que es el símbolo de la playa.
  • La playa tiene una longitud de unos 350 metros y una anchura media de 40 metros. Su arena es negra y gruesa, de origen volcánico.
  • El oleaje es fuerte y el viento suele soplar con intensidad, por lo que no es una playa apta para el baño, sino más bien para el surf y el windsurf.
  • La playa está rodeada de un paisaje natural impresionante, con acantilados, montañas y vegetación autóctona. También se pueden ver algunas casas rurales y antiguos almacenes de pescado.
  • La playa es un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza, la tranquilidad y las vistas. Se recomienda visitarla en los meses de primavera y otoño, cuando hay menos turistas y el clima es más suave.