Saltar al contenido

Playa del Tamadite en Canarias

Playa del Tamadite en Canarias

La Playa de Tamadite es uno de los rincones más espectaculares y salvajes de la isla de Tenerife, situada en el municipio de Santa Cruz de Tenerife, dentro del Parque Rural de Anaga, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Se trata de una playa aislada y nudista, de arena oscura y aguas cristalinas, rodeada de impresionantes acantilados y vegetación autóctona.

Para llegar a esta playa hay que hacer un sendero de unos 3 kilómetros que parte del caserío de Afur, un pequeño pueblo con encanto donde se puede disfrutar de la gastronomía local y de las vistas del Roque Páez, un pitón rocoso que domina el valle. El sendero discurre por el margen del barranco de Afur, donde se puede apreciar la flora y la fauna del lugar, como las vinagreras, las piteras, los verodes, las tabaibas o los matorriscos. También se pueden ver algunas pozas y cascadas formadas por el arroyo que baja por el cauce.

La playa de Tamadite es un lugar ideal para desconectar del ruido y el estrés de la ciudad, y conectar con la naturaleza y con uno mismo. Es una playa poco frecuentada, por lo que se puede disfrutar de la tranquilidad y la intimidad. Eso sí, hay que tener en cuenta que no cuenta con ningún servicio ni equipamiento, por lo que hay que llevar todo lo necesario para pasar el día y respetar el entorno sin dejar ningún rastro.

Si te gusta el senderismo, el nudismo y los paisajes naturales, no te pierdas la playa de Tamadite, una joya escondida en el macizo de Anaga que te sorprenderá por su belleza y su magia.

Te puede gustara:  Playa La Arenita en Canarias

Una guía rápida sobre la playa del Tamadite

  • Playa del Tamadite es una playa de arena negra y piedras situada en el municipio de San Andrés y Sauces, en la isla de La Palma, Canarias.
  • Es una playa aislada y tranquila, ideal para los amantes de la naturaleza y el senderismo, ya que se accede a ella por un camino de unos 2 kilómetros desde el pueblo de El Roque.
  • La playa tiene una longitud de unos 300 metros y una anchura media de 20 metros. Su oleaje es moderado y sus aguas son cristalinas y limpias.
  • La playa está rodeada de acantilados y vegetación autóctona, lo que le confiere un gran valor paisajístico y ecológico. Además, es un lugar de nidificación de aves marinas como la pardela cenicienta o el paíño común.
  • La playa no cuenta con servicios ni infraestructuras turísticas, por lo que se recomienda llevar agua, comida, sombrilla y calzado adecuado. También se debe respetar el entorno y no dejar basura ni hacer fuego.